Visiones y reflexiones sobre la investigación desde Euskadi y Aquitania

Mesa de ideas con Igor Campillo, Helene Jacquet, Jacques Tortos, Fernando Plazaola, Eric Papon, Antonio Porro. Modera: Joseba Jauregizar.

La celebración en Burdeos del I Symposium Bordeaux-Euskampus fue el marco perfecto para la celebración de la Mesa de Ideas de este número de CICNetwork. Seis expertos de ambos lados de la frontera moderados por el Director General de Tecnalia, Joseba Jauregizar, reflexionaron sobre el pasado, el presente y, sobre todo, el futuro de la investigación en Euskadi y en Aquitania. Un futuro que parece que pasa por incrementar la cooperación entre los agentes de los dos territorios.

Desde que hace ya más de 20 años se creara el “Fondo Común para la Cooperación Aquitania-Euskadi”,la cooperación ha sido una realidad en la que han participado actores y entidades socioeconómicas de ambas regiones. Sin embargo, hasta ahora esta cooperación no se ha revelado como una prioridad compartida, con escasa presencia de proyectos de carácter estratégico para la Euro-región, predominando las pequeñas iniciativas sin continuidad. El pasado mes de noviembre se abrió una nueva etapa en esta relación con la firma del acuerdo para la creación de un Campus Euro-regional de Excelencia Aquitania-Euskadi entre las Universidades del País Vasco y Burdeos. CicNetwork quiso aprovechar esta cita, con la celebración en Burdeos del primer simposio Bordeaux-Euskampus, para conocer de primera mano la opinión de académicos e investigadores de ambos lados de la frontera sobre el pasado, el presente y, sobre todo, el futuro de la investigación en los dos territorios.
La mesa, celebrada en el Anfiteatro de la Universidad de Burdeos, fue moderada por el Director General de Tecnalia, Joseba Jauregizar, y contó con la participación de: Eric Papon, Vicerrector de Innovación de la Universidad de Burdeos, Jaques Tortos, Director de Nobatek, Helene Jacquet, Directora de Investigación, Partenariados e Innovación de la Universidad de Burdeos, Fernando Plazaola, Vicerrector de Investigación de la Universidad del País Vasco, Antonio Porro, Director de Desarrollo de Negocio División de Construcción Sostenible y creador de la unidad Tecnalia-CSIC de Tecnalia e Igor Campillo, Director de Euskampus Fundazioa.

Joseba Jauregizar:

En la actualidad hay en marcha un Plan Estratégico Aquitania-Euskadi 2014-2020 que define la Euro-región como un espacio de cooperación con una ciudadanía conectada e interrelacionada, con empresas competitivas que trabajan y desarrollan iniciativas conjuntamente, y acceden cooperando a nuevos mercados, en un territorio sostenible, atractivo y bien posicionado en los ejes de desarrollo europeos, donde se despliega una red integrada de actores e infraestructuras que mejoran su capital social. Todo ello, a través de una gobernanza abierta de la cooperación orientada a la facilitación de proyectos concretos impulsados por los actores de los respectivos niveles de actuación.

La mesa, celebrada en el Anfiteatro de la Universidad de Burdeos, fue moderada por el Director General de Tecnalia, Joseba Jauregizar, y contó con la participación de: Eric Papon, Vicerrector de Innovación de la Universidad de Burdeos, Jaques Tortos, Director de Nobatek, Helene Jacquet, Directora de Investigación, Partenariados e Innovación de la Universidad de Burdeos, Fernando Plazaola, Vicerrector de Investigación de la Universidad del País Vasco, Antonio Porro, Director de Desarrollo de Negocio División de Construcción Sostenible y creador de la unidad Tecnalia-CSIC de Tecnalia e Igor Campillo, Director de Euskampus Fundazioa.

La mesa, celebrada en el Anfiteatro de la Universidad de Burdeos, fue moderada por el Director General de Tecnalia, Joseba Jauregizar, y contó con la participación de: Eric Papon, Vicerrector de Innovación de la Universidad de Burdeos, Jaques Tortos, Director de Nobatek, Helene Jacquet, Directora de Investigación, Partenariados e Innovación de la Universidad de Burdeos, Fernando Plazaola, Vicerrector de Investigación de la Universidad del País Vasco, Antonio Porro, Director de Desarrollo de Negocio División de Construcción Sostenible y creador de la unidad Tecnalia-CSIC de Tecnalia e Igor Campillo, Director de Euskampus Fundazioa.

En este plan se formulan cuatro grandes retos: Ciudadanía euro-regional, economía del conocimiento, innovación y competitividad empresarial, territorio sostenible y gobernanza abierta. Con todo este escenario actual, la primera de las preguntas es doble y está relacionada con el ámbito docente, ¿Qué actuaciones de docencia compartida se han desarrollado entre Aquitania y Euskadi? ¿Qué posibilidades se abren tras el acuerdo firmado entre las dos universidades?

Igor Campillo:

Entre la UPV-EHU y la Universidad de Burdeos tenemos en este momento registrados ya 6 programas conjuntos de postgrado, algunos con más universidades involucradas: Máster en Recursos Marinos, Máster Europeo en Química Teórica, Máster en Análisis Forense, un doctorado compartido en dirección empresarial desde la innovación, Máster de Filología Vasca y el Máster de Ingeniería Mecánica y Fabricación.
De cara al futuro, queremos incidir en ampliar la oferta compartida en programas de postgrado entre las dos universidades, tanto en el número de masters como en la variedad temática. Sin duda alguna, el convenio que acaba de firmarse entre las dos universidades abre las puertas a esta posibilidad.

Helene Jacquet:

El acuerdo entre las dos universidades es una fórmula perfecta para crear un campus transfronterizo más fuerte, que otorgue más valor añadido en aspectos como la industria, ya que tenemos una tradición de investigación totalmente complementaria. Hay que crear una cultura de postgrado nueva para crear una nueva cultura de investigadores a ambos lados de la frontera. El postgrado prepara carreras internacionales que posibilitan el desarrollo de la economía. Primero, hay que cooperar en los polos de excelencia como los de neurociencias, salud, medio ambiente o tecnología numérica, entre otros. De hecho, hemos priorizado hasta 11 polos de conocimiento y hemos dedicado medios para propiciar espacios de encuentro entre científicos, para fomentar la cooperación científico-tecnológica. Esperamos que este Simposio celebrado en Burdeos ayude a concretar y definir proyectos de investigación venideros.

Joseba Jauregizar:

Hablando de ese ámbito de colaboración científico-tecnología, me gustaría conocer qué actuaciones de cooperación se han llevado a cabo y cuál ha sido la experiencia, además de desvelar los retos de futuro. Quizás podemos empezar por Jacques Tortos que lleva más de 30 años desarrollando una colaboración a ambos lados de la frontera. ¿Cómo ha sido esa colaboración transfronteriza?

Jacques Tortos:

Hace ya 10 años que nos juntamos profesionales de Aquitania y Euskadi para imaginar un nuevo proyecto, un centro tecnológico transfronterizo que sirviera de encuentro a profesionales que tenían ganas de avanzar en la cooperación a ambos lados de los Pirineos. Se tomó entonces toda la experiencia de Tecnalia para aprovechar su desarrollo y evolución en el mercado francés, de esta manera nació Nobatek, en un territorio favorable para este tipo de iniciativas con gente que tenía ganas de avanzar y generar valor.
Desde entonces, en Nobatek hemos aprendido mucho y hemos desarrollado varias colaboraciones con las dos universidades. Contamos en la actualidad con más de 60 investigadores, con una relevancia alta de doctores, desarrollando 150 proyectos anualmente que demuestran el trabajo de esta última década. Sin embargo, juntos podemos ir mucho más allá. El reto que se nos abre ahora para las dos regiones es muy importante. Se pueden potenciar grandes proyectos conjuntamente sobre todo, proyectos que ayuden a resolver los grandes desafíos europeos reflejados en el H2020. Juntos somos más fuertes, tenemos más potencial, y el acuerdo entre las dos universidades nos ayuda en este camino. De cara al futuro habría que potenciar nuevas formas de viveros para nuevas empresas tecnológicas, de hecho ya estamos trabajando en esto. Esperamos que estas iniciativas puedan aprovechar lo mejor de las universidades y de las empresas para que, desde el inicio, estas start-ups tengan un mercado potencial interesante en todos los países de la Euro-región.

Visiones y reflexiones_image2

“Hay que crear una cultura de postgrado nueva para crear una nueva cultura de investigadores a ambos lados de la frontera”

Helene Jacquet

Fernando Plazaola:

Desde la EHU-UPV venimos trabajando con la Universidad de Burdeos pero quizás hasta ahora de una forma más individual. Las colaboraciones más oficiales comenzaron con las co-tutelas entre ambas universidades, más de 20 en los últimos 4 años. Hemos tenido también algunos proyectos europeos y en esta convocatoria del H2020 nuestra participación activa ha aumentado hasta presentar 10 proyectos en las diferentes convocatorias. Ahora, el hecho de formalizar un contrato bilateral nos permite poner a trabajar conjuntamente investigadores de ambos lados de la frontera, les damos la oportunidad de conocerse, de crear espacios de reflexión como este simposio que ha reunido a más de 300 investigadores. Una de las cosas importantes es que nos demos a conocer, que conozcamos las potencialidades de cada territorio para así aumentar la posibilidad de desarrollar trabajos conjuntos.

Eric Papon:

Como ya se ha comentado antes, creo que este acuerdo entre las dos universidades es muy importante, un acuerdo como el firmado ahora debe favorecer el intercambio de investigadores, las dobles titulaciones, las formaciones y los proyectos conjuntos y evitar, en la medida de lo posible, los bloqueos administrativos. Hay que favorecer los intercambios en los diferentes niveles de docencia: investigación, masters, etc., así como seguir favoreciendo la movilidad de los estudiantes de ambas universidades. Es muy importante, como también se ha comentado antes, continuar con las co-tutelas.
Por otra parte, es necesario hacer coincidir nuestras ofertas formativas con nuestras áreas de excelencia y garantizar la formación en estos campos. Otro gran reto es la colaboración empresarial para acercar la formación de nuestros estudiantes a las necesidades de la industria. En definitiva, se trata de generar valor en nuestra Euro región).

Joseba Jauregizar:

Desde Tecnalia, Antonio Porro ha sido testigo de varios proyectos de colaboración entre las dos regiones y me gustaría preguntarle también cómo los ha visto

Antonio Porro:

Antes de nada sí que me gustaría recordar la posición de centros como Tecnalia, que es la de generar conocimiento y, al mismo tiempo, ser enlace entre las instituciones docentes y la industria. Esto nos obliga a generar unas capacidades de intermediación hacia ambos lados, de forma que entendiendo las necesidades de la industria y las de sus clientes o usuarios, podamos buscar respuestas en el conocimiento, transformándolo en aplicaciones concretas. Así por ejemplo, tenemos los alumnos del Máster de Recursos Marinos que desarrollan sus tesis en Azti-Tecnalia y otras estaciones marinas, lo que les permite estar en contacto con la realidad del mercado y se traduce en mejoras en la competitividad. Esto también favorece los doctorados compartidos, mejorar el encaje de los nuevos profesionales en las empresas y también a la vez que las empresas mejoran sus conocimientos.
Por lo que respecta a la utilización del conocimiento, ya se han desarrollado más de 40 proyectos conjuntos entre Euskadi y Aquitania en el seno de la corporación Tecnalia y en el H2020, que acaba de comenzar, ya tenemos otros dos. El hecho de trabajar con dos campus de origen muy diverso nos obliga a tener en cuenta diferentes sensibilidades y también nos permite ser más competitivos en el mercado europeo.

Visiones y reflexiones_image3

“En el futuro habría que potenciar nuevas formas de vivero para nuevas empresas tecnológicas”

Jacque Tortos

Joseba Jauregizar:

De vuestras intervenciones se deduce que ha habido una cooperación importante entre Euskadi y Aquitania, con numerosos proyectos en marcha, pero también da la sensación de que no se han aprovechado todas las potencialidades.
¿Cuáles han sido las barreras que no han posibilitado hasta ahora una colaboración más estrecha? ¿Creéis que este acuerdo que se ha firmado entre Euskadi y Aquitania va a eliminar esas barreras?

Helene Jacquet:

Quizás la primera barrera que nos encontramos es que hablamos del concepto de acuerdo o colaboración transfronteriza cuando en realidad, sería más acertado hablar de Euro-región. Entre Bilbao y Burdeos hay 3.30 horas en coche, una distancia considerable y con no muy buenas conexiones. Por supuesto que compartimos cultura y continuidad del territorio, pero no hay que olvidar la distancia y hay que hacer esfuerzos para minimizar este hándicap. Hay herramientas nuevas que desarrollar, la socialización es muy importante y tenemos experiencia más que de sobra para trabajar conjuntamente, a través de las nuevas tecnologías de la información, y minimizar el impacto de la distancia.

Fernando Plazaola:

Efectivamente, la movilidad es una de las principales barreras pero creo que también existía un desconocimiento mutuo y una falta de reconocimiento de sinergias posibles en toda la cadena de valor. Tampoco podemos olvidar algunas barreras burocráticas y las propias dificultades de la movilidad del personal. Por este motivo, este acuerdo y el simposio son muy importantes. Acercamos el conocimiento de cada universidad, conocernos más para abrir y fortalecer más posibilidades de colaboración.

Visiones y reflexiones_image4

“Los tres pilares fundamentales para responder al futuro en Europa son el académico, el tecnológico y el industrial y en este sentido, tenemos que avanzar en nuestra colaboración para dar nuevas respuestas”

Eric Papon

Joseba Jauregizar:

Vamos a dar un paso más y tratar de ver el futuro. Hoy en Europa y en cada uno de sus territorios se están desarrollando las estrategias regionales de especialización inteligente RIS3 que tratan de potenciar las propias capacidades de cada región para desarrollar sus ventajas competitivas en el ámbito científico, tecnológico y económico. Por otra parte, también se han desarrollado convocatorias en el ámbito de las comunidades de conocimiento, los KICS (Knowledge and Innovation Communities) europeos, desde salud o materiales hasta manufacturing. En este escenario habría que ver esas sinergias entre ambos territorios, cuales son las estrategias de cada uno y los focos principales y analizar cómo podemos sumar capacidades para desarrollar nuevos proyectos. También las propias universidades, como ya nos comentaban antes, tienen identificados sus polos de conocimiento y, sin duda, puede haber sinergias. ¿Cuáles creéis que son esas sinergias, cómo confluyen y en qué momento nos encontramos ahora?

Igor Campillo:

Estamos ahora en un momento que yo calificaría de apasionante. Ambas regiones han definido sus estrategias de especialización inteligente y es la hora de ver cómo podemos sincronizarlas y comprobar también las oportunidades que nos brinda el Horizon 2020 para crear nuevas colaboraciones pero también sin olvidar otras iniciativas como el Erasmus Plus o el hecho de que en Euskadi se está planteando un nuevo plan de ciencia, tecnología e innovación 2020.
En el pasado las colaboraciones existían pero eran mucho más dispersas. Con el campus euro-regional, el trabajo que ya hemos hecho y, sobre todo, con el convenio firmado hoy se dota a esta relación de un marco del que carecía antes. Esto es muy importante porque los propios investigadores se sienten ahora parte de un proyecto más grande. Este marco nos permite estructurar las relaciones para ser más competitivos y lanzar iniciativas propias que nos permitan dar respuesta a las llamadas de Europa.
Nos queda mucho por mejorar teniendo en cuenta de dónde venimos: hasta ahora en Europa, en el período 2007-2014, en el FP VII, las universidades hemos participado conjuntamente en no más de 10 proyectos de escasa entidad. Sin embargo, estamos avanzando y, sólo en los primeros meses de este año, ya hemos presentado 11 propuestas conjuntas al Horizon 2020 y Erasmus+, en temas tan variados como materiales, manufacturing, salud o cooperación entre universidades y tejido productivo. En estas propuestas participan también las empresas y los centros tecnológicos.
Es de destacar también que la forma en la que estamos yendo conjuntamente a Europa está muy diversificada, respondiendo a las convocatorias de cambios retos sociales, liderazgo industrial y con un buen número importante de proyectos en el marco de becas convocatorias Marie Curie, en particular de programas conjuntos de doctorado.

Visiones y reflexiones_image5

“Estamos creando ahora las condiciones para que haya una autoorganización ordenada que nos permita ser mucho más competitivos, tanto para responder a las llamadas de Europa como para lanzar iniciativas propias”

Igor Campillo

Hay claros ejemplos en los que ya se demuestra el efecto tractor del campus euro-regional como es el caso de los KICs (Knowledge and Innovation Communities) de envejecimiento activo y materiales en los que colaboramos, sobre todo en el primero. En estas propuestas trabajamos las dos universidades y centros tecnológicos como Tecnalia y otros aliados de la Universidad de Burdeos. Ahora hay que ser capaces de capitalizar la experiencia ganada en la generación de las propuestas y en la generación de este acuerdo para los KICs (Knowledge and Innovation Communities) de la próxima convocatoria. De hecho, ya trabajamos conjuntamente de cara al futuro en uno posible en manufacturing, compartido entre las dos regiones.

Visiones y reflexiones_image6

“Para dar respuesta a la innovación hay que integrar a todos los actores en esta cadena de valor, desde la universidad a las empresas pasando por los laboratorios”

Fernando Plazaola

En definitiva, estamos creando ahora las condiciones para que haya una auto-organización ordenada que nos permita ser mucho más competitivos, tanto para responder a las llamadas de Europa, como para lanzar iniciativas propias.

Joseba Jauregizar:

Siguiendo esta cuestión, he mencionado antes la estrategia de especialización inteligente RIS3 de Euskadi cuyas áreas principales son la salud, biociencias, manufacturing o energía y me gustaría preguntarle al vicerrector de Innovación de la Universidad de Burdeos, Eric Papon, cuáles son los ámbitos de la estrategia especialización inteligente de Aquitania para ver, de esta manera, algunos focos de colaboración compartida entre ambas regiones en el marco de las estrategias RIS3

Eric Papon:

Evidentemente todos tenemos nuestra hoja de ruta definida en el ámbito de la especialización inteligente, hay que definir ahora nuestras competencias en los campos de excelencia de ambas regiones. Tenemos polos estratégicos en fotónica, ecología, materiales, ecosistemas, entre otros. Ahora hay un trabajo por hacer para resolver los retos tecnológicos de futuro en campos tan importantes para ambas regiones como, por ejemplo, el de manufacturing. Es el reto de cómo van a ser las fábricas del futuro pero también las ciencias numéricas, la salud o crear ciudades y edificios inteligentes o la conservación de los ecosistemas.
Hay que hacer un análisis muy detallado de la realidad actual para responder a todos estos desafíos conjuntamente. “1 + 1 deben ser más que 2”. Esa debe ser nuestra gran fuerza de la colaboración entre ambas regiones para llevarnos proyectos europeos. Los tres pilares fundamentales para responder al futuro en Europa son el académico, el tecnológico y el industrial y en este sentido tenemos que avanzar en nuestra colaboración para dar nuevas respuestas.

Joseba Jauregizar:

¿Qué instrumentos reales necesitamos para hacer operativas las colaboraciones entre ambos territorios? En el pasado teníamos los programas Euskadi-Aquitania y otros programas europeos pero, ¿entendéis que sería necesario continuar con estos programas apoyados por ambos gobiernos regionales para impulsar la investigación, la formación y la transferencia tecnológica?

Helene Jacquet:

Sí, sin duda, lo primero es el apoyo a la movilidad de los estudiantes e investigadores en general, en beneficio de su formación. Los KICs (Knowledge and Innovation Communities), por su naturaleza, que reúnen a los poderes públicos territoriales con investigación, el mundo socioeconómico y las empresas pueden ser una palanca. Hay que hacer entrar los problemas actuales de desarrollo económico en la investigación para generar valor real. Tenemos un deseo de internacionalización conjunta, por ejemplo en la Universidad de Burdeos muchas empresas locales nos piden que les acompañemos en procesos de internacionalización. Los poderes públicos deben reforzar las redes internacionales y un reto nuestro es encajar este ecosistema de colaboración entre las dos regiones en el ámbito internacional. Tenemos dos mercados naturales como son los países francófonos y los que hablan español que son recursos a explotar para apuntalar nuestro sistema local.

Visiones y reflexiones_image7

“Necesitamos actuar a diferentes niveles, construyendo confianza entre los investigadores y abriéndonos a la empresa”

Antonio Porro

Joseba Jauregizar:

Hemos entrado de lleno en una de las cuestiones claves, la necesidad de transformar el conocimiento en valor añadido y en economía, en esa reflexión europea actual de cómo superamos esta crisis. ¿Cómo podemos conectar mejor los centros de conocimiento y los centros tecnológicos con las empresas?. ¿Cómo podemos convertirnos en motor de ese desarrollo económico?

Jacques Tortos:

Lo primero habría que comprobar en qué podemos tener un empuje para que, trabajando en ambos territorios, exista realmente un valor añadido. Por ejemplo, creación de empresas, sistemas tipo capital riesgo que conectaran redes de ambas regiones y que pudieran aportar un apoyo a proyectos que tengan una doble visión transfronteriza. Hay que buscar herramientas específicas.

Visiones y reflexiones_image8

“El proceso de colaboración entre Euskadi y Aquitania debe de ser bottom-up y tiene que ir en la línea de reforzar la cadena de valor entre los dos territorios”

Joseba Jauregizar

En cuanto a la conexión entre centros de conocimiento, tecnológicos y empresas, entramos en un área de compartir riesgos y beneficios, hay que crear las condiciones para que surjan proyectos que estén soportados por empresas y centros de ambas regiones. Pasar de la cultura de buscar apoyos a compartir los conocimientos para responder a desafíos reales. Por ejemplo, hoy en día la ciudad inteligente supone creación de nuevos sistemas tecnológicos y ahora en Burdeos estamos trabajando en equipos multidisciplinares de ambas regiones para actuar en un nuevo espacio común que se crea con la llegada del TGV a la capital de Aquitania. Este nuevo espacio es una ciudad que lleva su propia inteligencia, nosotros tenemos el conocimiento si trabajamos juntos. Hay que compartir desafíos para construir soluciones conjuntas.

Antonio Porro:

Necesitamos actuar a diferentes niveles, construyendo confianza entre los investigadores y abriéndonos a la empresa. Es deseable tener escalada la financiación. El gran potencial de la tecnología es dar soluciones a problemas no resueltos pero que impliquen soluciones de valor industrial. La transferencia tecnológica de alto potencial requiere ser tratada de forma especial. En el caso de acudir a fondos europeos, estamos trabajando con agentes en una cadena de valor y hay que identificar oportunidades entre todos ellos para buscar soluciones. Sería muy interesante crear algún foro de reflexión conjunto entre empresas, centros tecnológicos y universidad para identificar desafíos concretos de la zona, que permitan a las empresas de la Euro-región mejorar su posición competitiva. Este podía ser un campo de aterrizaje perfecto para las empresas, en una acción orientada hacia un desarrollo económico basado en el conocimiento.

Fernando Plazaola:

Una idea muy interesante, pero que creo necesario señalar, es que actualmente existe un desconocimiento de las empresas vascas del potencial empresarial de Aquitania y viceversa. Sería necesario hacer un análisis de la potencialidad empresarial y socioeconómica de las dos regiones

Joseba Jauregizar:

En una mesa redonda en la que estuve recientemente se comentó que el antídoto contra la crisis es la innovación. ¿Creéis que esto es asumido por la sociedad y los políticos?. ¿Compartís vosotros esta visión?

Eric Papon:

Es una cuestión difícil pero muy interesante. Tiene mucho que ver con el debate de si la investigación universitaria debe tener una dimensión de mercado. Yo creo que la universidad no tiene que poner en el mercado productos, ya hay otros agentes que lo hacen. Sin embargo, sí que tenemos aún mucho trabajo por hacer para que se piense en la cadena de valor desde el inicio. Un reto necesario para relacionar investigación académica, tecnología e innovación. Tampoco podemos olvidarnos que la innovación también está asociada con otras competencias, con la presencia cada vez más frecuente de profesionales como arquitectos y especialistas en ciencias humanas y sociales asociados a tecnología que ayudan a resolver nuevos retos de nuestra sociedad.
Cada vez es más importante asociar culturas científicas diferentes, tecnológicas y sociales. Hay que conectar a investigadores, ingenieros y especialistas en mercado, que controlen cómo funciona.

Fernando Plazaola:

Evidentemente, ahora estamos en un momento de crisis y creo que es también cuando tenemos que hacer más innovación. Hay una cosa que es importante destacar, en la universidad generamos conocimiento que se transfiere a la cadena de valor. Para dar respuesta a la innovación hay que integrar a todos los actores en esta cadena de valor, desde la universidad hasta las empresas pasando por los laboratorios. Esta es una cuestión pendiente en Euskadi. Hay que evitar los departamentos estancos.
En innovación ahora hay que trabajar retos concretos para dar respuestas a problemas concretos y lo voy a ilustrar con un ejemplo: en la EHU-UPV estamos trabajando con una empresa de vidrio, colaborando con ellos en el diseño de nuevos productos desde la Facultad de Bellas Artes, nuevos productos para sacar al mercado. También hay grupos de matemáticos que les están dando respuesta para simplificar sus procesos. Es decir, estamos hablando de que la universidad, junto con los otros actores, tiene muchas potencialidades para dar respuesta a este tipo de innovación.

Joseba Jauregizar:

Pienso que la integración de la cadena de valor es importante pero también creo que las integraciones deben de hacerse de abajo a arriba, en Euskadi un claro ejemplo es el proyecto Euskampus. También creo que este proceso de colaboración bottom-up entre Euskadi y Aquitania tiene que ir en la línea de reforzar esa cadena de valor entre los dos territorios. Colaborar y cooperar es el camino para el bienestar económico y el éxito de las dos regiones.

Comments are closed.