El CIC Energigune desarrolla unas nuevas espumas de carbono que permitirán una mayor conductividad eléctrica y térmica

Este nuevo material destaca por sus aplicaciones que van desde el almacenamiento de energía hasta la aeronáutica, la construcción o microelectrónica

Investigadores del Área de Almacenamiento Térmico del CIC Energigune están desarrollando unas nuevas espumas de carbono que, a pesar de que tenían una orientación inicial centrada en el almacenamiento de energía, presentan ya características especiales que pueden permitir aplicaciones en múltiples sectores como construcción (paneles), el sector aeronáutico, automoción, microelectrónica o aplicaciones de filtrado, entre otras.

Estas espumas, para las que el centro ubicado en el Parque Tecnológico de Álava ya ha solicitado una segunda patente, tienen una estructura de macro y mesoporos que implica una mayor superficie específica, una menor densidad y una mayor porosidad, lo que redunda en una mayor conductividad eléctrica y térmica, combinada con una mejor estabilidad y resistencia mecánica.

CIC Energigune pretende proteger con estas patentes un proceso de fabricación que destaca por su estabilidad, simplicidad y por una reducción de coste muy relevante frente a los procesos existentes en la actualidad para la fabricación de espumas similares.

Los responsables del centro de investigación sobre almacenamiento de energía están ahora en conversaciones con diferentes empresas vascas para buscar vías de colaboración que permitan incorporar estas nuevas espumas de carbono al mercado.

Comments are closed.